Sue Teal

Mi madre recibió un doble trasplante de pulmón en 2014. A partir de ese momento, ella y toda mi familia se convirtieron en defensores del trasplante de órganos. Por desgracia, una infección se apoderó de ella y perdió la batalla el año pasado. Estamos muy agradecidos a la familia del donante por el regalo desinteresado que hicieron ante una situación horrible. Hemos podido estar 3 años más con ella. Echamos mucho de menos a mi madre y continuaremos con su misión de que nuestros amigos de la familia se hagan donantes de órganos.

por

Melissa Canfield