Neil Spector

A un buen hombre. Gracias al donante cuyo corazón le permitió seguir sirviendo a los pacientes incansable y generosamente durante 10 años más. Nos pesa el corazón.

por

Janice Lynch Schuster