Dawn Hattig

Dawn sirvió a su país y había estado expuesta al amianto durante su servicio. Le fallaron los pulmones y recibió un trasplante de pulmón que le salvó la vida. Por desgracia, ese pulmón falló y falleció muy joven. Esta causa le era muy querida. Era un alma cariñosa que no estaba preparada para dejar este mundo. Estaba agradecida por el regalo de tiempo que le dieron. Hoy hemos hecho una donación en su honor y en su memoria. Descanse en paz Dawn.

por

Sonya y Adam Nelson