Historias de esperanza

Renee, receptora de corazón

Renee es una mujer indígena de la tribu Pueblo de San Ildefonso, en Nuevo México. Tenía 40 años, era esposa y madre de dos niñas pequeñas, trabajaba a tiempo completo y era físicamente activa, cuando de repente se puso muy enferma. Renee se enteró de que un virus había atacado su corazón, haciendo que latiera tres veces más rápido de lo normal. Le colocaron un dispositivo en el pecho para que siguiera latiendo; sin embargo, en el transcurso de los tres años siguientes, Renee entró y salió de urgencias y tuvo que pasar numerosas estancias en el hospital. Su corazón se deterioró rápidamente, hasta que apenas podía caminar o cepillarse los dientes. La única esperanza de supervivencia de Renee era un trasplante de corazón.

En octubre de 2002 se donó un corazón compatible y Renee recibió el trasplante que le dio una segunda oportunidad de vivir. Casi 16 años después, es una orgullosa abuela y defensora de la donación. La experiencia de Renee la inspiró a compartir su historia con otros para concienciar sobre las enfermedades cardiacas y educar a la comunidad indígena americana sobre la importancia de registrarse como donante de órganos, ojos y tejidos.

Renee se sintió profundamente conmovida por el apoyo que recibió de su familia y su tribu a lo largo de todo el proceso de trasplante. Estuvieron a su lado en los momentos de mayor necesidad, llevándole comida, cuidando de sus hijas, llevándola a las citas y organizando colectas para ayudarla con los gastos médicos hasta que se recuperó. Renee también está eternamente agradecida a su "ángel" donante y a su familia donante por haberle dado el don de la vida.