Historias de esperanza

Rabino Ilan Glazer, hijo de un receptor de hígado

Sábado nacional del donante

El rabino Ilan Glazer tuvo que crecer deprisa. De niño, aprendió a limpiar, cocinar, cuidar de la casa y ayudar con sus hermanos pequeños porque su madre tenía numerosos problemas de salud.

A los 27 años, Donna, la madre del rabino Glazer, sufrió ictericia tras dar a luz a su hermano mayor. Le diagnosticaron varias enfermedades hepáticas. Aunque los especialistas le advirtieron de que no llegaría a los 30 años, ella estaba decidida a demostrar que se equivocaban. Tuvo tres hijos más y vivió su vida como educadora y esposa de rabino. El rabino Glazer recuerda a su madre como una apasionada de la vida que sólo tenía dos velocidades: marcha rápida y marcha atrás.

En 2003, las enfermedades hepáticas de Donna la obligaron a necesitar un trasplante. Sus hijos y su madre le habían ofrecido un apoyo constante a lo largo de los años, y su ánimo durante esta última crisis se mantuvo firme. Además, la comunidad judía se unió para recaudar los fondos que Donna necesitaba para su trasplante mediante donaciones de tzedaká, dinero destinado a actos de justicia, rectitud y reparación del mundo.

Cuando el hígado trasplantado de Donna fracasó lamentablemente, esperó a las puertas de la muerte un segundo hígado, viviendo en casa de una amiga en una ciudad lejos de casa con su hijo Ilan a su lado. Al cabo de ocho meses, recibió por fin su segundo regalo de vida. Estaba increíblemente agradecida a sus donantes por haberle dado cuatro años más para pasarlos con su familia. Por desgracia, sucumbió a sus múltiples enfermedades en 2007.

"Como rabino, no se me ocurre una mitzvá o mandamiento más importante que dar a otra persona el don de la vida", afirma el rabino Glazer. "Ya les he dicho a mis seres queridos que cuando llegue el momento de exhalar mi último aliento, estaré más que dispuesto a dar todo lo que pueda servir para ayudar a otra persona. Sería un honor dar a otra persona una nueva oportunidad en la vida. Espero que se unan a mí para hacer lo mismo".