Historias de esperanza

Lynn y Ted, donante vivo y receptor

Primos unidos por la cadera
Lynn, donante de riñón en vida, y su primo Ted siempre han estado muy unidos. Son primos hermanos y viven en la misma calle. Cuando Ted necesitó un trasplante de riñón, llegaron a compartir mucho más que parientes y un barrio.

En la treintena, Ted recibió su primer trasplante de riñón de su padre y disfrutaba de la vida como padre casado de dos hijos y con una carrera activa como detective en el Departamento de Policía del condado de Montgomery, en Maryland.

Con el paso de los años, el riñón de Ted empezó a fallar y se dio cuenta de que no podía hacer muchas de las cosas que solía hacer. Con un hijo a punto de graduarse y una hija activa en el instituto, la salud de Ted le mantenía a menudo al margen. Aunque todavía era capaz de mantener su puesto de trabajo durante el día, sus tardes se consumían con los tratamientos de diálisis.

En 2015, la situación de Ted empeoró. Era necesario un segundo trasplante de riñón para salvarle la vida. La búsqueda de un donante vivo comenzó entre su familia, incluida su prima Lynn, de 44 años.

"Mi marido, que lleva 31 años enfermo del riñón, tenía que rezar para tomar esta decisión, porque no estaba segura de si debía hacerme las pruebas para mi prima o esperar por si mi marido necesitaba un riñón", dice Lynn. "Mi marido está mucho mejor, nunca ha tenido que someterse a diálisis y nunca ha necesitado un riñón. Dios dio la respuesta adecuada a mi oración".

A medida que se acercaba la fecha del trasplante, Lynn apodó ingeniosamente a su riñón "Maxwell" con la esperanza de que el trasplante ayudara a Ted a recuperar su máximo bienestar.

El 23 de junio de 2015, Lynn se despidió de Maxwell mientras "él" hacía un viaje de salvamento de ella a Ted. Tres días después, Lynn volvió a casa del hospital. Ted y su nuevo riñón, Maxwell, recibieron el alta al cabo de una semana.

Family Feud
Tanto Lynn como Ted se han recuperado totalmente de sus operaciones. Recientemente, Lynn y su familia aparecieron en un episodio del programa de televisión Family Feud que se emitió el 22 de octubre de 2021.

Cuando el presentador del programa, Steve Harvey, la saludó, Lynn se mostró encantada por la oportunidad de hablar en la televisión nacional sobre su experiencia personal como donante viva y promover la concienciación sobre la necesidad de donar órganos.

Maxwell está bien
Desde el transplante, Ted informa que tanto él como Maxwell están realmente bien. Ted se ha jubilado del Departamento de Policía y ahora trabaja en el sistema escolar local. Lynn corre regularmente 20 millas a la semana e incluso ha completado su primer maratón.

"La familia de Ted siempre está diciendo 'gracias' en las reuniones familiares, y yo solo digo que no hace falta que me lo agradezcan, lo hice por amor y esperanza", dice Lynn. "Fue la mejor decisión (y la más fácil) que he tomado nunca. Lo haría 1.000 veces si pudiera".