Leer y compartir historias de esperanza

Comparte tu historia

¿Tiene una historia de esperanza que compartir? Nos encantaría conocerla.

Más historias de esperanza

Elias, receptor pediátrico de hígado

Elías nació con deficiencia de alfa-1 antitripsina, un trastorno hereditario que aumenta el riesgo de enfermedad hepática, y debido a su enfermedad, Elías era hospitalizado con frecuencia y a menudo estaba demasiado cansado para jugar con sus compañeros.

Sean, receptor vivo de un donante de riñón

Sean era una persona activa a la que le gustaba dedicar tiempo a correr largas distancias, nadar y hacer senderismo, y también actuaba a tiempo completo como músico a lo largo de la costa este. En 2000, a Sean le diagnosticaron colitis ulcerosa, una enfermedad del intestino grueso, y posteriormente colangitis esclerosante primaria, un tipo de enfermedad hepática que afecta a los conductos biliares.

Dawn, receptora de corazón

El logro que más enorgullece a Dawn es haberse convertido en la primera persona del mundo en correr un maratón completo al año de su trasplante.

Diane, donante de riñón en vida

Diane, donante de riñón, quiso ayudar a su amigo John cuando supo que padecía insuficiencia renal y necesitaba un riñón. Con casi un palmo menos que John, parecía poco probable que Diane pudiera ser su donante en vida.

Hunter, receptor de hígado

Hunter tenía grandes planes de convertirse en médico, pero las complicaciones de su fibrosis quística le dejaron como paciente necesitado de un nuevo hígado.