Donación de riñón

Un trasplante de riñón es un procedimiento quirúrgico para colocar un riñón de un donante vivo o fallecido en una persona cuyos riñones ya no funcionan correctamente.

90,000

Más de 90.000 personas en Estados Unidos esperan una donación de riñón.

85%

El 85% de los pacientes en espera necesitan un riñón.

3-5

Entre 3 y 5 años es el tiempo medio de espera para recibir un riñón de un donante fallecido.

Cada 8 minutos se añade otra persona a la lista nacional de espera de trasplantes.

Con la donación en vida, un paciente puede recibir un trasplante en menos tiempo.

18

Por lo general, los donantes vivos se someten a un examen médico completo, deben tener al menos 18 años y gozar de buena salud física y mental.

¿Cuándo es necesaria una donación de riñón?

El trasplante de riñón se utiliza para tratar la insuficiencia renal (también llamada enfermedad renal terminal, ERT), una afección en la que los riñones sólo pueden funcionar a una fracción de su capacidad normal. Las personas con insuficiencia renal terminal necesitan diálisis o un trasplante de riñón para seguir con vida. 

Las causas de la insuficiencia renal pueden ser la diabetes, la poliquistosis renal (PKD), la hipertensión crónica no controlada o la glomerulonefritis crónica (inflamación y posterior cicatrización de los glomérulos, los diminutos filtros de los riñones).

¿Qué es la diálisis?

UNOS Transplant Living describe la diálisis como un tratamiento que utiliza una máquina filtradora o un líquido especial en el vientre para filtrar los desechos del cuerpo. Esto es algo que suelen hacer los riñones. Es importante saber que la diálisis sólo filtra los desechos, no puede sustituir otras funciones de los riñones, como la producción de hormonas. La diálisis sólo realiza entre el 10 y el 15% del trabajo que haría un riñón sano. Para algunas personas, la diálisis es la única opción para tratar la enfermedad renal. Para otras, la diálisis las mantiene con vida hasta que se encuentra un riñón para un trasplante. La Fundación Nacional del Riñón afirma que cada tratamiento de hemodiálisis suele durar unas cuatro horas y se realiza tres veces por semana.

¿Cómo funciona la donación en vida?

Dado que una persona sólo puede vivir con un riñón, la donación en vida ofrece otra opción a algunos candidatos a trasplante. El tiempo medio de espera para recibir un riñón de un donante fallecido es de 3 a 5 años. Un riñón de un donante vivo ofrece a los pacientes una alternativa a años de diálisis y tiempo en la lista nacional de espera para trasplantes. Con la donación en vida, un paciente puede recibir un trasplante en 1 año o menos. Tras la donación, el riñón restante del donante vivo se agrandará, haciendo el trabajo de 2 riñones sanos.

¿Quién puede ser donante vivo?

Los familiares suelen ser los que tienen más probabilidades de ser donantes vivos de riñón compatibles, pero muchas personas se someten con éxito a trasplantes con riñones donados por personas que no son parientes suyos. Los donantes vivos deben someterse a un examen médico completo, tener al menos 18 años y gozar de buena salud física y mental. Los distintos centros de trasplantes tienen diferentes límites sobre quién puede donar. El Centro de Aprendizaje de Trasplante de Riñón ofrece recursos sobre cómo prepararse para hacer la petición de donante vivo y/o para que un familiar o amigo actúe como defensor del donante vivo.

¿Cómo puede ayudar mi riñón donado?

Cada 10 minutos se añade otra persona a la lista nacional de espera para trasplantes, y el 82% de los pacientes en espera necesitan un riñón. Por término medio, un riñón de donante vivo puede funcionar entre 12 y 20 años, y un riñón de donante fallecido puede mejorar la calidad de vida entre 8 y 12 años. Además, los pacientes que reciben un trasplante de riñón preventivo obtienen una serie de beneficios (especialmente los niños y adolescentes con insuficiencia renal terminal).

Según la Clínica Mayo, otras ventajas son el menor riesgo de rechazo del riñón del donante, la mejora de las tasas de supervivencia, la mejora de la calidad de vida, la reducción de los costes del tratamiento y la evitación de las restricciones y complicaciones de la diálisis.

Los receptores de un trasplante de riñón pueden pasar entre varios días y una semana en el hospital. Tras el trasplante, los receptores deben tomar una serie de medicamentos, muchos de ellos de por vida. Los medicamentos ayudan a reducir el riesgo de complicaciones tras el trasplante.

inspírate

Historias de esperanza